Todo Sobre Cannabis

¿Es seguro consumir marihuana durante el embarazo?

Cannabis y embarazo. Ambos son temas difíciles de estudiar: la marihuana sigue siendo una sustancia ilegal en muchos países, mientras que las mujeres embarazadas a menudo son excluidas de los estudios clínicos por temor a posibles daños. Es decir, si quieres saber si la marihuana es segura durante el embarazo, no encontrarás ninguna respuesta concluyente. De hecho, lo único que sabemos es que no sabemos exactamente cómo afectará el cannabis a una mujer gestante y a su bebé.

Pregúntale a cualquiera que haya pasado por ello: el embarazo puede ser incómodo. Para algunas mujeres, casi insoportable. Por lo tanto, tiene sentido que a lo largo de la historia las mujeres hayan intentado casi todo para minimizar sus efectos secundarios, entre otras cosas usar cannabis.

Ahora que hemos llegado a la década de 2020, cada vez más personas embarazadas recurren al cannabis y sus ingredientes activos, el THC y el CBD, para obtener un poco de alivio o, simplemente, para mantener su uso recreativo. El consumo de cannabis durante el embarazo se ha más que duplicado en las últimas dos décadas, en parte debido a la creciente disponibilidad derivada de la legalización y, en parte, porque muchas mujeres a menudo consideran que el cannabis (a diferencia de los productos farmacéuticos recetados por un médico) es la mejor opción, una medicina más natural para aliviar la ansiedad, la depresión, los vómitos, el dolor crónico y otros síntomas. Por supuesto, esto no está exento de riesgos.

Para empezar, la mayoría de los médicos no están exactamente de acuerdo sobre los efectos del cannabis durante el embarazo, citando posibles problemas de salud, principalmente para el feto. También existe un gran estigma social (¿has visto la forma en que la gente mira a una mujer embarazada tomando una copa de vino de vez en cuando? Sí, eso multiplicado por 10). Este es un territorio nuevo y turbio. Pero estamos aquí para ayudarte a comprenderlo.

¿Es seguro el cannabis en madres gestantes? Lo que dice la ciencia

Aproximadamente el 70% de las mujeres embarazadas creen que existe solo un ligero riesgo (o ningún riesgo) de consumir marihuana una o dos veces por semana durante el embarazo, según un estudio publicado en el American Journal of Obstetrics & Gynecology. Sin embargo, esas suposiciones son solo eso: suposiciones. En verdad no sabemos mucho sobre el impacto del consumo de marihuana durante el embarazo o la lactancia. Debido a que no hay datos suficientes sobre salud y seguridad, la mayoría de los expertos recomiendan abstenerse de consumir marihuana durante estos periodos. Y estas son algunas de las razones, apoyadas por estudios científicos, para evitar la marihuana durante el embarazo:

  • La investigación muestra que el THC, la sustancia química activa de la marihuana, atraviesa rápida y fácilmente la placenta.
  • La leche materna puede contener THC hasta seis días después de su uso y puede pasar al bebé a través de la lactancia.
  • Gran parte de la investigación existente sobre el uso de marihuana durante el embarazo se ha realizado con animales de laboratorio y no es concluyente.
  • Gran parte de la investigación existente sobre el consumo de cannabis durante el embarazo proviene de una época en la que la marihuana era mucho menos potente de lo que es hoy.
  • Algunos datos muestran que consumir marihuana durante el embarazo posiblemente pueda aumentar el riesgo de bajo peso del feto al nacer, parto prematuro, restricción del crecimiento fetal y aborto espontáneo.
  • Otros estudios sugieren que el consumo de marihuana durante el embarazo posiblemente esté relacionado con problemas de atención, memoria, habilidades para resolver problemas y comportamiento en los niños en el futuro.
  • Investigaciones señalan que el consumo de cannabis en las primeras etapas de la gestación se asocia con un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta durante el embarazo.

¿Debería consumir marihuana si estoy embarazada?

Como se puede observar, la investigación sobre cómo el cannabis afecta a los humanos en desarrollo es un desafío y, en ocasiones, los resultados han sido contradictorios. La mayoría de los estudios son observacionales y rastrean los resultados en bebés y niños cuyas madres informaron haber consumido marihuana durante el embarazo, pero sus vidas a menudo se complican por otros factores, como el consumo de alcohol y tabaco, lo que dificulta enormemente establecer estadísticas, porque se mezclan los efectos nocivos causados por estas otras sustancias. Además, los diferentes tipos de marihuana incluyen otros compuestos químicos y, en ocasiones, hay contaminantes que dificultan extraer una conclusión certera sobre los efectos. 

Por tanto, sí: el cannabis puede conllevar riesgos durante el embarazo. Pero es posible que esos riesgos no sean tan graves como las alternativas.

Digamos que una persona embarazada está usando cannabis como alivio contra las náuseas. Si su médico le dice que deje de usarlo, la alternativa podría ser que simplemente tengan demasiadas náuseas para comer. Eso conlleva sus propios riesgos: los fetos en crecimiento necesitan nutrición. O digamos que está usando cannabis para controlar el dolor. Si lo usa para el dolor y su alternativa es usar opioides, que causan una gran variedad de efectos negativos en los fetos, es peor el remedio que la enfermedad.

Los productos farmacéuticos legales son a veces una opción para controlar los síntomas relacionados con el embarazo. Pero aquí también existen riesgos e incógnitas. No se ha evaluado la seguridad de la gran mayoría de los medicamentos durante el embarazo. Por tanto, la selección de opciones seguras conocidas es pequeña. 

Podría decirse que incluso los fármacos legales cuya seguridad ha sido evaluada se han estudiado con mucho menos rigor que el cannabis a lo largo de los años. De hecho, existe una mayor base de evidencia para el desarrollo neurocognitivo de la exposición al cannabis que la de los medicamentos que nos recetan. Y para las personas que confían en los productos con mayor base de evidencia, el cannabis puede parecer una opción mucho más segura que algunos productos farmacéuticos.

Conclusión

Como muchos aspectos que relacionan la salud y el cannabis, no existen hallazgos definitivos que garanticen su seguridad o daño. En cambio, los verdaderos impactos probablemente se encuentren en algún lugar intermedio entre los puntos de vista alarmistas perpetuados por fuentes médicamente conservadoras y el contingente muy ruidoso que afirma que “el cannabis es completamente seguro”. A pesar de décadas de rastrear a niños y estudiar los efectos del cannabis en animales de laboratorio, nuestra comprensión del efecto de la marihuana en el cerebro humano en desarrollo está en su infancia. 

Así que, ante la falta de claridad, lo recomendable es evitar el consumo frecuente de cannabis durante el embarazo: aunque no se hayan demostrado sus efectos negativos, tampoco existe la certeza de que sea inofensivo. La única evidencia es que se necesita más investigación en este campo para avanzar en el uso de la marihuana para ayudar a todas las madres gestantes que necesiten de esta planta.