Ya sabemos que el cannabis se puede utilizar de diferentes formas en recetas culinarias, sin embargo su uso más habitual es a través del aceite de oliva o la mantequilla. Por tanto, se utiliza para cualquier otra receta. Estos productos son ideales para realizar preparaciones con Cannabis, ya que el THC y otros cannabinoides son liposolubles, es decir, se disuelven en la grasa y se adhieren a ella. También es una forma práctica de reciclar y aprovechar al máximo las hojas que quedan después de la cosecha. Entonces, como base de la gastronomía cannábica, hoy te enseñaremos cómo hacer mantequilla de marihuana. ¡Es super simple!

Hay muchas recetas de mantequilla de marihuana, pero suelen tener dos problemas, es que muchas tienden a olvidarse de la primera etapa de lavado con clorofila (y no hay forma de corregir este error), o que suelen mezclar agua, mantequilla en preparación y marihuana, y consecuentemente tendrás un proceso menos limpio con un paso extra al final de la separación de la mantequilla del agua. Esta receta de mantequilla de marihuana al baño María asegura el mejor sabor y un proceso sencillo.

Pero antes de empezar, solo recuerda que es muy importante descarboxilar la marihuana antes de hacer esta, o cualquier otra receta con marihuana, visita nuestro guia para entender como hacerlo

Receta de mantequilla de marihuana al baño maría

Para hacer mantequilla, además de los ingredientes, es necesario disponer de una cacerola, un tarro de cristal y un colador o, mejor aún, filtros de café.

Ingredientes:

  • agua (suficiente para cubrir la marihuana)
  • 250 gr. de mantequilla
  • 70 a 120 gr. de hojas (o, en su defecto, de 6 a 10 gramos de yema). Como siempre, ten en cuenta que estas cantidades son aproximadas y dependen mucho de la potencia de la marihuana que uses. Un consejo es ir despacio.

Instrucciones

  • El primer paso es limpiar y pinchar la marihuana y, principalmente, eliminar la clorofila. Para eso es necesario poner agua en la tetera y llevar al fuego, pero sin hervir. El THC no se disuelve en agua caliente, ¡así que no hay razón para temer! Insistimos en la importancia de este paso porque el sabor de la clorofila es, francamente, desagradable y eclipsará el sabor de los platos.
  • Pasados ​​los 15 minutos, apaga el fuego, retira el agua y escurre la marihuana lo máximo posible.

Consejo: coloque algo en el fondo de la sartén (puede ser un par de cucharas) donde pueda apoyar el recipiente de vidrio para que no toque el fondo caliente y se queme.

  • Ahora, toma el bol de vidrio y pon la marihuana y la mantequilla (va al baño maría)
  • Ponga el agua en la sartén y lleve al fuego (baño María). La temperatura ideal está casi en el punto de ebullición, cuando el agua empieza a tener burbujas muy pequeñas, baja el fuego. Pero ojo: no dejes que pase más allá de este punto, porque si hierve puede dañar el THC.
  • Ahora hay que dejar la preparación al fuego durante 5 o 6 horas. Verás que la mantequilla se derrite gradualmente y adquiere el color verdoso esperado. Puede remover de vez en cuando y es importante que nunca deje que el agua hierva.
  • Pasado ese tiempo, retira la preparación del fuego y tira el agua.
  • Tomar el contenido del recipiente de vidrio y colar. Los filtros de café son ideales para esto, ya que no dejan pasar las impurezas. Precaución: tenga cuidado porque debe encontrar un término medio entre apretar tanto como sea posible y evitar que el filtro se rompa.
  • Después de colar la mantequilla, coloca la mezcla en el refrigerador hasta que se endurezca y ¡listo! ¡Ya tienes tu mantequilla de marihuana para usar en tu receta favorita!

Si te ha gustado este artículo, echa un vistazo a nuestra receta de aceite de marihuana.

Fonte: Maconha Brasil

Compartilhar:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *