Todo Sobre Cannabis

Marihuana, sexo y mujeres: ¿el cannabis aumenta el apetito sexual?

La marihuana lleva siglos levantando pasiones, ya que parece aportar más de un beneficio a la práctica sexual. Aunque los estudios sugieren que podría mejorar la libido y la satisfacción sexual, especialmente para las mujeres, parece existir una dependencia de la dosis que separa los supuestos efectos excitantes de los efectos inhibidores. A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber para llevar el cannabis a la cama (y no precisamente para dormir).

El cannabis se ha utilizado en muchas culturas para fomentar la sexualidad humana. Por ejemplo, antiguos textos hindúes describen la planta como una parte integral del ritual tántrico. También su uso para la salud sexual fue documentado en textos chinos, entre tribus germánicas y por muchas culturas africanas. Sin embargo, la ciencia moderna sigue tratando de responder una pregunta básica: ¿cuál es la conexión entre el sexo y la marihuana?

Se trata de una pregunta difícil, ya que existe muy poca investigación y la mayor parte de los estudios se basan en datos de cuestionarios, que están muy sesgados y no son representativos de la población general, lo que dificulta sacar conclusiones firmes.

Por tanto, todavía no está claro exactamente cómo la marihuana podría aumentar el deseo sexual, pero según la evidencia anecdótica, la marihuana parece mejorar la experiencia entre muchas mujeres. Así que es hora de separar los mitos y las conjeturas de lo que realmente sabemos (o no) sobre el cannabis y el sexo.

La marihuana afecta al sexo de diferentes maneras

Es importante comprender que combinar cannabis con el sexo tiene ventajas y desventajas. A continuación, destacamos algunos beneficios, pero también riesgos de su uso:

– Estados emocionales: el cannabis puede mejorar los vínculos emocionales y liberar tus inhibiciones, lo que ayuda a «dejarse llevar», aumentar la confianza y la voluntad de experimentar. Se cree que el cannabis lo logra aliviando la ansiedad, abriendo nuevos patrones de pensamientos creativos, lo que sin duda puede ser una ventaja para los amantes.

– Mejora la sensación táctil: está bien establecido que el cannabis mejora la cercanía física (probablemente por la abundancia de receptores cannabinoides en la piel), lo que puede conducir a una mayor excitación, resultando en un mayor placer y satisfacción. La marihuana también es un vasodilatador que permite un mayor flujo sanguíneo y abre los capilares, mejorando la sensibilidad.

– Fisiología sexual: los receptores de cannabinoides se encuentran en una alta concentración en áreas del cerebro que controlan la función sexual, incluido el hipotálamo, la corteza prefrontal, la amígdala y el hipocampo. Los niveles de endocannabinoides también aumentan en estados de excitación y después de la masturbación.

– Función sexual: inicialmente se pensó que el cannabis causaba impotencia debido a los aumentos de dopamina. Sin embargo, la función sexual realmente mejora y algunos estudios han relacionado el uso del cannabis en orgasmos más prolongados y de mejor calidad en las mujeres, indicando que las féminas que consumían cannabis regularmente (y no solo antes de tener relaciones sexuales) tenían el doble de probabilidades de tener un orgasmo satisfactorio.

– Libido: se ha demostrado que el cannabis aumenta la frecuencia sexual, particularmente en dosis más bajas. Un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine quiso poner esta teoría a prueba, analizando los datos de una encuesta masiva entre diferentes grupos de hombres y mujeres estadounidenses. Los resultados no dejaron lugar a dudas: el grupo consumidor de cannabis tenía un 20% más sexo que el grupo de no consumidores.

– Salud genital: El cannabis puede provocar la sequedad de las membranas mucosas. El efecto se nota con mayor frecuencia en la boca, pero también puede afectar a la vagina. A pesar del riesgo teórico, las mujeres informaron en un estudio reciente que no notaron una diferencia en la lubricación. El CBD, además, está asociado con la relajación y la disminución del dolor, lo que significa que podría ser útil para las mujeres que tienen endometriosis o que experimentan dolor durante las relaciones sexuales.

Cannabis y sexo, la importancia de la dosis

Otra de las conclusiones que se han extraído de las investigaciones es que la dosis de cannabis es determinante para mejorar la práctica sexual o, por el contrario, inhibirla. Los datos de varios estudios reflejan que, a bajas dosis de marihuana, las mujeres mejoraban su experiencia sexual y se mostraban más receptivas a tener relaciones sexuales. En cambio, tras el consumo prolongado y de altas dosis de marihuana, las mujeres experimentaron una inhibición considerable del deseo sexual. De este modo, se considera que el cannabis tiene un efecto bimodal en el sexo: a distintas dosis, una misma sustancia genera el efecto contrario.

Aplicaciones prácticas del cannabis y el sexo

Existen tantas personas que jurarán que el cannabis arruina el sexo como las que piensan que lo mejora. La diferencia en los beneficios percibidos está relacionada con las elecciones realizadas antes de consumir cannabis: el quimiovar (o variedad de cannabis) y la dosis. Seleccionar el producto correcto es fundamental; y tener en cuenta estos factores puede ayudar a garantizar una experiencia más positiva.

¿Indica, sativa o híbridos?

En términos generales, las cepas sativas tienden a tener efectos más energizantes que las índicas, que son más sedantes. Esta diferencia significa que las sativas podrían adaptarse mejor a actividades que requieren resistencia, creatividad y concentración, tres aspectos muy a tener en cuenta en el sexo. Si no todo el cannabis afecta de la misma manera, puedes explorar diferentes tipos de cepas para encontrar tu compañero de cama perfecto.

¿Fumado, vaporizado o ingerido?

La experiencia también puede variar dependiendo de la forma de administración, la cantidad que se consume y el estado de ánimo. Y todos somos diferentes, por lo que algo que funcione de maravilla para ti podría ser un fracaso para tu pareja. Como orientación, al fumar/vapear los efectos aparecen en menos de tres minutos y pueden durar de 1 a 3 horas. En cambio, los comestibles pueden tardar entre 30 y 120 minutos en hacer efecto; pero no son la mejor manera de tener sexo en pareja porque son demasiado lentos e impredecibles.

Otras aplicaciones para mejorar el sexo con cannabis

También existen tópicos, aceites de masajes, lubricantes de CBD e incluso supositorios (anales o vaginales) que han llegado al mercado del cannabis y que ofrecen una serie de beneficios, desde una mayor excitación hasta orgasmos más rápidos y poderosos. Es posible que aún no exista la evidencia científica que respalda algunas de las afirmaciones, pero eso no significa que los beneficios no existan, sino que realmente pueden ayudar a las mujeres que tienen sequedad vaginal y especialmente a las que atraviesan la menopausia.

Como puedes observar, todavía hay más preguntas que respuestas cuando se trata de cannabis y sexo. Con la investigación en sus inicios, es difícil sacar conclusiones generales. Existe tanta variación genética entre las plantas de marihuana como entre los individuos que las consumen. Pero si crees que el cannabis puede beneficiar tu salud sexual, quizás ahora tengas alguna información para comenzar a experimentar de una manera segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.